16 ויקרא
Levítico 16

1. Habló Adonai a Moshé después de la muerte de los dos hijos de Aarón que al acercarse ellos ante Adonai perecieron. 2. Dijo Adonai a Moshé: Habla a Aarón tu hermano para que no entre en todo momento al Santuario, más allá del velo, delante del propiciatorio que está sobre el Arca, para que no muera; ya que por medio de la nube Yo me revelaré sobre el propiciatorio.

¿Qué es lo que hicieron los hijos de Aarón para morir y qué es lo que no tenía que hacer Aarón a fin de mantenerse vivo?

Hay muchas respuestas sobre qué es el fuego extraño (אש זרה) del Cap. 10, donde se relata la actividad que condujo a Nadav y Avihú a la muerte.

En primer lugar, llama la atención esta similitud entre fuego extraño (אש זרה) e idolatría (עבודה זרה), porque ambas evocan una idea de prácticas extrañas, foráneas, extranjeras o paganas. Hay una conexión evidente.

En lo personal, me llama la atención el comentario de Rabeinu Bejayé.
 
Él dice que el tema del fuego extraño está vinculado al «ketoret» קטורת (inciensoy en la misma dirección pareciera apuntar Jizkuni, cuando en referencia a esta Parashá señala: «El incienso sin fuego es imposible…»

Rabeinu Bejayé dice que el sentido del «ketoret» קטורת (incienso) está fijado por la Torá en Deuteronomio 33.10: «…ponen incienso para aplacar Tu ira.»
 
En otras palabras y en la línea de Rabeinu Bejayé, alterar el tema del fuego, no era solamente una mera arbitrariedad sin importancia. De hecho, en esta línea, el castigo posterior no responde exclusivamente a la “desobediencia contra D-s”, sino más bien a un verdadero intento de sabotaje a la misericordia Divina, en perjuicio y desmedro del pueblo entero.
 
Es como si Nadav y Avihú hubiesen querido cambiar la religión, por una forma un tanto más extremista de hacer las cosas, donde la misericordia no es bien vista.
 
En la historia, incluso actualmente, no son pocos los líderes políticos y religiosos en el mundo, que han intentado eliminar de la sociedad cualquier noción de misericordia o compasión, reemplazándolas por la dureza, la crueldad y los castigos de una visión sesgada y peligrosamente fanática de la religión.

Seguramente, no hay una maldad declarada en sus intenciones, sino más bien una convicción: De verdad piensan que el extremismo es lo mejor, lo más adecuado.
 
El punto es que, aunque lo hagan en nombre de D-s, están actuando en una forma “extraña”, ajena al mensaje de la Torá. Porque el camino de D-s es en esencia un camino de misericordia y de equilibrio.

Como judíos progresistas debemos velar siempre por el bien de la comunidad y debemos oponernos firmemente al abuso de conciencia, el sectarismo y a la agresión en los contextos religiosos.

 
Shabat Shalom.



Spread the love