Por muchas razones junio se ha convertido en el mes de la visibilidad del colectivo LGBTI+, y es que actualmente ha dejado de ser un tema tabú en una buena parte de la sociedad global ¿Cuál es la postura judía al respecto? ¿Es posible un judaísmo «pride»? Nosotros decimos ¡Sí!

JUNIO, UN MES CON MUCHA HISTORIA

Junio ha sido desde hace décadas el mes de la visibilidad LGBTI+ a nivel internacional. Precisamente, el día 28 de este mes se conmemoran 53 años desde los lamentables hechos que desencadenaron la “Revuelta de Stonewall” en Nueva York. Los primeros activistas y movimientos comunidad LGBTI+ estadounidense intentaron demostrar que las personas sexualmente diversas eran parte de la sociedad, y fomentaron una cultura de no confrontación entre homosexuales y heterosexuales, sin embargo, debían enfrentarse a un sistema legal hostil que perseguía a personas “no normativas”. El pub “Stonewall Inn”, en aquella época era uno de los pocos los establecimientos (y también el más popular) que acogía a personas abiertamente diversas sexualmente durante las décadas de 1950 y 1960; gays, lesbianas, transexuales, drag queens, jóvenes afeminados, prostitutos masculinos, jóvenes sin techo y en general cualquier marginado de la sociedad en aquel entonces frecuentaba dicho establecimiento, teniendo cabida en él.

No obstante, las redadas de la policía eran comunes dichos lugares, en promedio ocurrían una vez al mes en cada bar, los cuales terminaban en “comprobaciones de sexo” y detención por “desviaciones”. Pero la madrugada del sábado 28 de junio de 1969, todo esto cambió. Cuatro policías irrumpieron vestidos de civil con dos oficiales de policía en el Stonewall Inn, la redada no sucedió como se esperaba y quienes no fueron arrestados, comenzaron a manifestarse afuera del pub por las reiteradas vejaciones y violencia exacerbada hacia las diversidades sexuales, ello llamó la atención de muchas personas quienes llegaron a apoyar lo que allí sucedía, llegando a superar en 10 veces el número de las personas arrestadas inicialmente. Esto se salió de control cuando la policía intentó contener a los manifestantes mediante represión, finalmente la muchedumbre se convirtió en una turba y tras 45 minutos de lucha, la policía finalmente se retiró.

Después de este día nada fue lo mismo, los primeros activistas hicieron de frente a obstáculos de índole generacional, de clase y de género para formar una comunidad cohesionada. A los seis meses se habían creado dos organizaciones de activistas gais en Nueva York, con objeto de realizar protestas de confrontación, y además se fundaron tres periódicos para promover los derechos para gais y lesbianas. En pocos años se fundaron organizaciones de derechos homosexuales a lo largo de todo Estados Unidos y a nivel internacional. El 28 de junio de 1970 tuvieron lugar las primeras marchas del orgullo gay en las ciudades de Nueva York y Los Ángeles, conmemorando el aniversario de la Revuelta. Estos hechos dieron origen a la celebración y manifestación anual en pro de los derechos de la diversidad sexual.

En la actualidad (y de manera progresiva en los últimos años) muchas marcas, empresas e instituciones, dan un guiño a la causa llenándose de colores o promoviendo medidas de apoyo a la colectividad, lo cual es un buen inicio si de temas de inclusión hablamos, pero aún no es suficiente.

NO TODAS SON BUENAS NOTICIAS…

Las personas LGBTI+ son perseguidas a diario en alrededor de 70 países por el mero hecho de serlo (siendo la homosexualidad la más castigada) se les encarcela en aplicación de leyes que penalizan su orientación sexual o su identidad de género y convierten algo tan simple como un beso o tomarse de la mano, en un delito, donde además se les tortura para obtener confesiones de «desviación» y se les viola para «curarlos» de ella. En 11 territorios las medidas van aún más allá, y el castigo frente a estos “delitos” se pagan con la pena de muerte. También hay países donde la diversidad sexual no es penada legalmente, sin embargo, los discursos extremistas y de odio de algunos gobernantes, políticos y religiosos fomenta, un clima de odio basado en el desconocimiento en torno al tema, además de intolerancia y discriminación, llegando incluso a niveles de violencia “justificados” en contra de la integridad del colectivo.

CONTEXTO NACIONAL

Chile ya se ha conseguido varias avances, hacemos mención a la despenalización de la homosexualidad en 1999, la Ley antidiscriminación (conocida como “Ley Zamudio”), en la cual la Comunidad Judía de Chile apoyó abiertamente la iniciativa y formó parte de un trabajo colaborativo con otras agrupaciones; También cabe destacar el activismo de Hod Chile, la primera organización LGBTI+ judía en el país formada el año 2011, quienes además de manifestar su apoyo a dicha ley, también apoyaron iniciativas como el Acuerdo de Unión Civil. Además de la creación de fundaciones y organizaciones que apoyan la diversidad sexual, lo más reciente en pro de los derechos LGBTI+ es la reciente promulgación del Matrimonio Igualitario, pero aún falta mucho para lograr políticas públicas efectivas de inclusión e integración real.

ISRAEL, UN PAÍS LGTBI+ FRIENDLY

A diferencia de lo que muchas personas pueden pensar por su ubicación geográfica y sus costumbres milerias y religiosas, la diversidad sexual en Israel goza de una amplia aceptación social y legal. Si bien en Israel no se pueden oficiar matrimonios homosexuales, el estatus de matrimonio es equivalente para las parejas de hecho. Es el único país en Oriente Medio que ofrece garantías y seguridad a la comunidad LGBTI+. También posee uno de los porcentajes más altos de aprobación en el mundo, con un 61% de israelíes a favor de conceder matrimonio y un 60% adopción. Israel es el país con más personas LGBTI+ respecto de su población en el mundo, y además cuenta con una comunidad gay muy activa, que organiza anualmente “Festivales del Orgullo Gay” en Tel Aviv, Jerusalén y Eilat desde 1998. Tel Aviv es además el centro de diversidad sexual más importante del Mediterráneo oriental con numerosos locales de ambiente y establecimientos orientados al público LGBTI+. El país cuenta con una gran cantidad artistas homosexuales y transexuales conocidos algunos fuera de sus fronteras como la cantante Dana International, ganadora de Eurovisión en 1998; el cantante Harel Skaat; el cantautor Ivri Lider o el cineasta Eytan Fox.

Y ¿CUÁL ES LA POSTURA DEL JUDAÍSMO FRENTE A ESTE TEMA?

Antes de responder a esta pregunta, es necesario citar la siguiente frase: “El inicio del principio de igualdad nace con la creación del hombre”, y es que, el tema de la diversidad sexual está muy ligado a los Derechos Humanos, los cuales a su vez son “aquellas condiciones instrumentales que le permiten a la persona su realización”. En resumidas cuentas, son las variantes que posibilitan la correcta integración del ser en la sociedad. Erróneamente se piensa que esto comenzó en 1948 con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, otros lo atribuyen a la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano en 1789 (a raíz de la Revolución Francesa). No obstante, muchos de estos “principios básicos inherentes” ya estaban presentes en la Torá; nuestras sagradas escrituras nos proporcionan un marco de ordenamiento que no se ancla solamente en un aspecto religioso, sino que además nos ofrecen un marco moral y ético que nos guía en la relación con los otros. Es decir, el judaísmo ha sabido mucho tiempo transmitirnos los pilares de aquello que en la actualidad denominamos derechos humanos. La Sagrada Torá es clara y enfática en decirnos que “toda persona ha sido creada a imagen y semejanza de D-s”.  Este principio rector es la piedra angular de todo lo que somos como creación, ya que hallamos por doquier en las escrituras referencias de cómo se desprende de este principio de igualdad entre los hombres, el amor y por ende responsabilidad por el prójimo.

Habiendo desglosado la pregunta anterior volvemos al tema central ¿Cuál es la postura del judaísmo? La verdad es que hay tantos puntos de vista como personas, y que sigue siendo tema de debate dentro de la colectividad, sin embargo, la religión judía es una de las religiones con más apertura hacia la población LGBTI+. Rabinos de diversas partes del mundo han aceptado la homosexualidad y apoyan la diversidad sexual. Existen rabinos abiertamente homosexuales dentro de la comunidad judía de los Estados Unidos. Existe un órgano judío que unifica a todas las comunidades LGBTI+ pertenecientes al judaísmo. Su nombre es The World Congress of Gay, Lesbian, Bisexual and Transgender Jews, cuya sede se encuentra en la ciudad de Washington D.C. Es el organismo encargado de realizar juntas anuales donde acuden delegados de los países miembros. Cada corriente tiene su propia manera de abordar la situación, el judaísmo tradicional/ortodoxo por ejemplo se guía férreamente a las referencias del libro de Levítico (específicamente en 18:23 y 20:13) y son críticos respecto al asunto. Aunque siempre fue la corriente más resistente a aceptar la diversidad sexual, desde el año 2010 nuevas iniciativas fueron creadas por la comunidad ortodoxa en Israel, aunque aún no aceptan la homosexualidad públicamente, muchas importantes figuras religiosas de la ortodoxia israelí se han encontrado con líderes de los movimientos LGBTI+ como con miembros del Israel Gay Youth Center. La mentalidad está cambiando con el crecimiento de organizaciones religiosas pro-diversidad, pero aún queda un largo camino por recorrer para lograr una inclusión y aceptación definitiva.

Por otro lado, el judaísmo reformista desde el año 1977 está trabajando por la aceptación de la homosexualidad y los derechos de la población LGBTI+. Allen Bennett se convirtió en el primer rabino abiertamente gay en Estados Unidos en 1978, y en 1980, Lionel Blue fue el primer rabino británico en declararse públicamente gay. En 1990, la Unión para la Reforma del Judaísmo anunció una política que declaraba a los judíos gays y lesbianas como miembros plenos e iguales de la comunidad religiosa. También en 1990, la CCAR (Central Conference of American Rabbis) aprobó oficialmente un informe de su propio Comité Ad Hoc sobre la Homosexualidad y el Rabinato. Este documento de posición instó a que «todos los rabinos, independientemente de su orientación sexual, tengan la oportunidad de cumplir con la sagrada vocación que han elegido». El Comité respaldó la opinión de que «todos los judíos son religiosamente iguales, independientemente de su orientación sexual».  La aceptación y convivencia de la diversidad sexual con el judaísmo está en crecimiento.

PALABRAS FINALES

Finalmente, para nosotros como judíos reformistas (y como medio) es importante continuar con este camino de apoyo en pro de la inclusión total y apertura hacia la visibilidad de la diversidad sexual, porque entendemos que ante todo está la integridad y la realización de la persona. Junio se ha convertido en un mes lleno de alegría y de historia para la comunidad LGBTI+ alrededor del mundo, pero también una ocasión para conmemorar momentos más difíciles y para seguir trabajando en la lucha por conseguir ciertos derechos. Aún hay sufrimiento, dolor y angustia por el miedo a ser uno mismo, quizás es muy difícil cambiar el statu quo de lo que sucede en otras latitudes respecto a este tema, no obstante, siempre recordemos el principio rector que nos rige “toda persona ha sido creada a imagen y semejanza de D-s”, y eso significa que cada persona, cada alma, es una criatura de D-s que se parece a D-s, ya sea transgénero, lesbiana o gay, y por eso les damos la bienvenida a todos. Cada uno de nosotros, creado a la imagen de Dios, tiene un talento único, con el cual podemos contribuir al alto propósito moral de “Tikkun Olam”, la reparación de nuestro mundo. Excluir a alguien de nuestra Comunidad solo disminuye nuestra posibilidad de lograr este objetivo de un mundo más perfecto.

¡SHALOM ALEIJEM!

Spread the love