Parashá Bejukotai: «Libertad y responsabilidad.»

Levítico 26:2 al 27:34
 «Cuanto más me vuelvo a mí mismo, cuanto más me despojo, bajo el efecto traumático de la persecución, de mi libertad como sujeto constituido, obstinado, imperialista, más me descubro responsable, cuanto más justo soy, más culpable soy. Estoy ‘en mí mismo’ a través de otros (Emmanuel Levinás)
 
Los seres humanos estamos atrapados en la ilusión de considerarnos la medida de todas las cosas, centrándonos en nuestras propias necesidades y deseos.
 
Nuestro llamado a la libertad surge naturalmente de nuestra relación con D-s. Liberados de la esclavitud humana en Egipto, reconocemos que la libertad es el simple resultado del servicio divino.
 
Desde nuestra tradición aprendemos que la libertad sin responsabilidad nos conduce a la esclavitud y que el secreto de la libertad se encuentra en el equilibrio entre: yo, el otro, nuestra sociedad y D-s.
 
Si nos guíamos única y exclusivamente por nuestros propios deseos y necesidades siempre estaremos decepcionados de nosotros mismos y del mundo que nos rodea.
 
El individuo y el colectivo se encuentran en un constante movimiento y es nuestra responsabilidad alcanzar y mantener ambas partes en equilibrio.
 
Shabat Shalom.