Parashá Kóraj: «Sin fines elevados, no hay éxito.»

En general, la Biblia no es reacia a la idea de que surjan nuevos líderes y que antiguos líderes desviados de su rol sean reemplazados. Shaúl fue reemplazado por David HaMélej. Pero David siempre esperó su turno.

En todo grupo humano, los hombres como Kóraj son peligrosos, porque intentan llegar a los puestos de poder por vías inadecuadas, comprometiendo así la unidad, el sentido de comunidad y la convivencia pacífica.